El nuevo proyecto de ley de coparticipación “corregirá los desequilibrios”

El gobierno propondrá una nueva ley de coparticipación federal de impuestos para que “ninguna provincia reciba menos”. Con el nuevo esquema la provincia de Buenos Aires recibiría 35% más de recursos.

El subsecretario de Relaciones con Provincias del Ministerio del Interior, Paulino Caballero, aseguró este lunes que con la nueva ley de Coparticipación Federal que propone el Gobierno “ninguna provincia va a recibir menos de lo que recibe” actualmente en el reparto de impuestos.

Anticipó además que se prevé cambiar la forma de deducción de la masa de recursos coparticipables, con lo cual la provincia de Buenos Aires pasaría a recibir al menos un 35 por ciento más que ahora.

Dijo que el proyecto oficial de una nueva la ley de Coparticipación Federal, que se prevé enviar al Congreso luego de las elecciones legislativas de octubre próximo, incluye un esquema gradual de convergencia que concluya al menos en “cinco años”, para terminar cumpliendo así con el mandato de la Constitución Nacional de 1994.

“Ninguna provincia puede recibir menos de lo que está recibiendo porque la Constitución Nacional así lo establece”, aclaró Caballero, a quien el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, le encargó el estudio y análisis de la nueva ley.

Señaló que la nueva ley –que modificará la 23.548 vigente- atenderá los requerimientos de distritos de peso, particularmente de la provincia de Buenos Aires, que reclama lo que perdió en la última reforma de la Coparticipación Federal.

En este sentido, Caballero señaló que los ejes “para terminar con los coeficientes fijos” serán “la capacidad recaudatoria” y “corregir los desequilibrios horizontales” entre las provincias, lo que a su juicio beneficiará a Buenos Aires luego del recorte de recursos coparticipables que sufrió en 1988.

“Hay provincias que reciben mucho más de lo que deberían recibir y provincias que reciben mucho menos de lo que reciben”, aseguró el funcionario al poner como ejemplo “el caso típico” de Buenos Aires, “que en los últimos años con el Fondo del Conurbano fue perdiendo coparticipación y está en menos del 20 por ciento”.

Caballero apuntó que la de Buenos Aires “es una provincia que está generando una renta del 40/45 por ciento del Producto Bruto Interno” por lo que remarcó que “no puede estar recibiendo menos del 26 al 27 por ciento” del reparto de impuestos coparticipables.

Consideró que “el problema va a ser más conceptual y filosófico” para “salir de este esquema de coparticipación primaria y secundaria”, para lo cual confió en el diálogo del gobierno nacional con los ministros de Economía provinciales y con el resto de las áreas políticas de los gobiernos provinciales.

“Cuanto le corresponde a la Nación y, a su vez, cuánto le corresponda a cada una de las provincias va a ser variable, va a existir un periodo de convergencia, de ventana de los años que hagan falta para ir hacia un nuevo esquema de coparticipación”, explicó.

Caballero indicó que “el nuevo esquema” que propone el gobierno “estará relacionado con las necesidades de gasto y las capacidades fiscales, independientemente de si es provincias o Nación”, a la que denominó “la jurisdicción 25”, en referencia a la que se suma con las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Destacó la necesidad de “determinar cuál es la masa de gastos o cuáles son los servicios que presta el Estado” en todos los niveles (nacional, provincial y municipal) y “una vez identificados los gastos, se puede deducir cuánto tendría que recibir de la renta nacional ese nivel de gobierno”.

“Es una ecuación – explicó el subsecretario- en la cual se establece el gasto consolidado del Estado argentino-provincial, nacional y municipal- y a partir de eso nosotros determinamos qué gasta cada jurisdicción y se analiza con las capacidades fiscales, que básicamente es capacidad de recaudación”.

“Lo importante es saber cuál es el potencial recaudatorio de cada provincia; si una provincia le da que puede recaudar 100 y después quiere recaudar 80, nosotros vamos a tomar que la capacidad fiscal de esa provincia va a ser 100”, agregó Caballero.

Dijo que “la diferencia entre las capacidades de recaudación y las necesidades de gastos va a surgir de los impuestos que recauda la Nación: conceptualmente es ése el esquema que estamos trabajando, con una metodología que modificará los porcentajes fijos para cada provincia”.

Asimismo, Caballero indicó que “en paralelo” con la nueva ley de Coparticipación Federal se hará una reforma tributaria integral, que consideró que “probablemente” se apruebe antes que la otra normativa, en los dos casos luego de los comicios de octubre, para que los debates queden fuera de la campaña electoral.

Fuente: Télam