ESPN, Fox y Mediapro amenazan con retirar las ofertas por los derechos de TV del fútbol

Analizan tomar esa decisión luego de que la Asamblea no aceptara que la Conmebol realice los controles de idoneidad a los candidatos a presidente de la AFA.

“Sin reglas claras sancionadas por Conmebol y FIFA , nosotros no entramos. No lo haríamos en ningún país”, dice Carlos Martínez, máximo ejecutivo de Fox. En ESPN y Mediapro comparten la visión, y también analizan los pasos a seguir luego de que la Asamblea de la AFA convalidara un polémico artículo en la reforma del estatuto. Por unanimidad, los asambleístas decidieron excluir a la Conmebol de las pruebas de idoneidad a los candidatos a presidente de la AFA. Para realizar la tarea se nominó al tribunal de ética del Colegio Público de abogados de la Capital Federal, entidad de la que Daniel Angelici (presidente de Boca) es vicepresidente.

Una de las interesadas llegó a proponerle ayer a su casa matriz la decisión de bajarse de la compulsa. En Estados Unidos entraron en estado de shock al enterarse. Por ahora, no tomaron ninguna decisión, pero la posibilidad está latente. Las tres se quejan de lo mismo: “Nos cambian las reglas todo el tiempo”.

Consultado el Comité de Regularización de la AFA, uno de sus integrantes minimizó la posibilidad de que las empresas abandonaran la compulsa. “Están metiendo presión y es lógico”, señaló el informante. Además, se abre otro interrogante con respecto a la TV. Si bien los canales abiertos (13, Telefé y Canal 9) firmaron un contrato de un año con Radio y Televisión Argentina (que depende del sistema nacional de Medios Públicos), el Gobierno dejó hoy de tener los derechos de TV del fútbol de primera. Por lo tanto, habrá que ver la validez del contrato con RTA.

De todas maneras, la AFA ya había accedido a hacerse cargo de la producción de los partidos de lo que queda de este torneo. Para eso destinarán $ 140 millones, por lo que las transmisiones parecen garantizadas hasta que comience el contrato con la cadena que resulte elegida para televisar desde agosto.

Fuente: La Nación