Francisco: “Cerrar puertas a los refugiados se paga políticamente”

El papa Francisco aseguró este martes durante su regreso a Roma tras un viaje oficial a Suecia que “no es humano cerrar las puertas a los refugiados” y tras remarcar que es una actitud que “a la larga se paga políticamente”, al tiempo que agradeció al país escandinavo la recepción de argentinos y sudamericanos “en el tiempo de las dictaduras militares”.

“No es humano cerrar las puertas, no es humano cerrar el corazón a los refugiados”, aseveró el Pontífice durante una conferencia de prensa en el avión que lo llevó de regreso a la capital italiana desde Suecia, donde participó de un encuentro con luteranos y presidió una misa para miles de católicos suecos.

“A la larga se paga políticamente, como se puede pagar políticamente una imprudencia en los cálculos si se reciben más de cuantos se puede integrar”, sostuvo.

“Los gobernantes deben ser muy abiertos a recibirlos, pero también hacer el cálculo de como poder sistematizarlo. Porque a un refugiado se lo debe no sólo recibir sino también integrar”, sostuvo.

De todas formas, en medio de la crisis migratoria que sufre la Unión Europea, el Pontífice pidió distinguir entre migrante y refugiado. “El migrante debe ser tratado con ciertas reglas porque migrar es un derecho, pero un derecho muy regulado”.

“El refugiado viene de una situación de guerra, de hambre, de una situación de angustia, terrible. Y el estatus de refugiado necesita más cuidado, más trabajo. Y en esto también Suecia fue siempre un ejemplo”, subrayó al regreso del viaje a Lund y Malmö para conmemorar los 500 años de la reforma de Martín Lutero junto a la Federación Luterana Mundial.

Durante el vuelo de retorno desde el país nórdico, en su habitual intercambio con la prensa, el Pontífice aprovechó también para destacar la “tradición de acogida” de Suecia y puso énfasis especial en los inmigrantes llegados en las décadas del 70 y 80 desde el Cono Sur

“Como argentino y sudamericano, agradezco mucho a Suecia por esta acogida, porque muchos argentinos, chilenos, uruguayos, en el tiempo de las dictaduras militares han sido acogidos por Suecia”, remarcó Francisco.

“Suecia tiene una larga tradición de acogida, no sólo de recibir sino de integrar, de buscar rápido casa, escuela, trabajo, integrar en un pueblo. Me han contado las estadísticas, quizás me equivoque, no estoy seguro, pero lo que recuerdo, pero puedo equivocarme… ¿cuántos habitantes tiene Suecia? 9 millones. De estos 9 millones, me han dicho, 850 mil serían nuevos suecos, es decir, inmigrantes o refugiados o sus hijos”, agregó Jorge Bergoglio de regreso de su decimoséptimo viaje fuera de Italia como papa.

En lo que se refiere a refugiados, planteó, Suecia “siempre ha dado ejemplo de prepararlo, en hacer aprender la lengua y la cultura, también de integrar en la cultura”.

“¡Con esto de la integración de las culturas no debemos asustarnos eh! Porque Europa ha sido hecha con una continua integración de culturas, muchas culturas, ¿no?”, enfatizó.

“Creo que esto no lo digo de modo ofensivo, no, no, no, sino como una curiosidad, el hecho de que hoy en Islandia prácticamente la lengua islandesa de hoy pueda leer a sus clásicos de miles de años sin dificultad significa que es un país con poca migración o pocas oleadas, como ha tenido Europa”, aseguró.

En esa línea, Francisco planteó que “Europa se ha hecho de migraciones”, aunque advirtió que las consecuencias de “recibir más de aquellos que se puede integrar, porque el peligro cuando un refugiado, un emigrante (esto vale para ambos) no es integrado, si, me permito la palabra, es un neologismo quizás se ‘guetiza’, entra en un gueto”.

“Es una cultura que no se desarrolla en relación con la otra cultura. Esto es peligroso. Creo que el peor consejo para los países que tienden a cerrar las fronteras es el miedo. El mejor consejo es la prudencia”, pidió.

“Yo no creo que si Suecia disminuye su capacidad de acogida sea por egoísmo, porque ha perdido esa capacidad. Si hay algo de este tipo es por esto último que he dicho: que muchos hoy miran a Suecia porque conocen la acogida, pero para ayudarlos no tienen el tiempo necesario para todos. No sé si le he respondido”, agregó.

Fuente: Télam