Funcionarios municipales realizaron un relevamiento del paraje “La Lobería”

La Secretaría de Cultura, Deportes y Turismo de manera conjunta con la Dirección de Turismo de la Municipalidad de Caleta Olivia, a través de sus responsables, se apersonaron hasta el paraje La Lobería para constatar el lugar y hacer un relevamiento del estado en que se encuentra la estructura de la casa central como su perímetro, donde el mar viene socavando las bases de los cimientos.

En este contexto, la Licenciada Alejandra Márquez Subdirectora de Turismo resaltó que: “El objetivo de este recorrido fue relevar el sitio actualmente, hay estructuras como la pequeña casa que luego que falleciera el ultimo dueño, hay una persona que se encuentra  a cargo pero que solo está algunos días”.

Cabe destacar que, además de Alejandra Márquez,  del recorrido formaron parte la profesora Claudia Rearte a cargo de la Secretaría de Cultura, Deportes y Turismo, acompañada de la Subsecretaria María Fernanda Franco.

Por lo que se pudo observar, el impacto del mar sobre la estructura es bastante importante. “Lo que además hicimos fue documentar todo lo que queda de la estructura de la Lobería en sí y la casa de chapa”.

En cuanto a los datos,  se puede mencionar basado en el libro “Lo que el viento no llevó” de Rosa López, es que La Lobería en sí, se encontraba como tal desde el  año 1923 y la empresa Capat de capitales Canadienses y Japoneses, operaba en esa época hasta mediados de la década de 1930, en que se faenaban aproximadamente 10.000 lobos marinos por año. “Pero también existen registros por parte de muchos estancieros  que sucedía lo propio con muchas ballenas y lobos marinos de dos pelos, que es una especie que en la actualidad en la zona no está y seguramente por la importancia de la piel del pelaje eran más importante a nivel comercial y en esos tiempos se utilizaban para aceite de lámparas a kerosene o bien diferentes tipos de vestimenta”.

La última marejada  causó estragos en las bases de la casa que anteriormente se utilizaba como confitería, como punto intermedio de las empresas de transportes cuando la ruta no era de asfalto y se tardaba 4 horas llegar a Comodoro Rivadavia.

“Las bases de la estructura en la parte izquierda ya están bastante carcomidas por el mar, así por ejemplo unos años atrás se cayó una de las torres que estaba más cercana a la playa de canto rodado y quedan algunos vestigios de lo que era esto también”, dijo Alejandra Márquez para luego añadir que “este lugar no está declarado patrimonio, por lo pronto, desde el área con la Secretaria de Cultura, Deportes y Turismo, Claudia Rearte, una de las alternativas, una de las propuestas es hacer un documental y hacer revalorizar en el sentido cultural el lugar, pero antes debemos registrar más datos. Hay varias personas en Caleta Olivia para aportar como también el descendiente de la persona que vivía aquí, para de esta manera reconstruir toda la historia de este lugar”, finalizó.