La OMS reveló que 8,8 millones de personas mueren cada año por cáncer en el mundo

El dato, que corresponde a 2015, fue publicado en la nueva guía de recomendaciones de la OMS para un diagnóstico temprano (Guide to Cancer- Early Diagnosis), donde se informó además que “aproximadamente dos tercios de las muertes por cáncer son en los países menos desarrollados”.

El dato, que corresponde a 2015, fue publicado en la nueva guía de recomendaciones de la OMS para un diagnóstico temprano (Guide to Cancer- Early Diagnosis) dada a conocer hoy, donde se informó además que “aproximadamente dos tercios de las muertes por cáncer son en los países menos desarrollados”.

Las 8,8 millones de muertes superan en 600 mil a las que se habían relevado en 2012 y publicado en el Informe Mundial sobre el Cáncer por la IARC (International Agency for Research on Cáncer) de 2014.

Según el nuevo relevamiento, cada año se diagnostica algún cáncer a más de 14 millones de personas, cifra que, se prevé, ascenderá a 21 millones para 2030.

“La guía dada a conocer hoy tiene como objetivo poner en agenda la importancia del diagnóstico temprano, es un llamado a que se destinen recursos y esfuerzos tanto de los Estados como de las comunidades científicas y de la población”, detalló a Télam el médico Sebastián Laspiur, consultor en Enfermedades no Transmisibles de la OPS/OMS en Argentina.

Laspiur señaló que “lo que se observó es que muchas de estas muertes se vinculan con el diagnóstico tardío y esto sí se puede prevenir; el cáncer de mamá, cervicouterino y de colon, que son de los más prevalentes se curan si la detección es temprana”.

La guía establece tres medidas que los países deben adoptar para mejorar el diagnóstico: sensibilizar acerca de los síntomas del cáncer y alentar la consulta médica; invertir en equipamiento y formación de los servicios de salud para que se realicen diagnósticos exactos y velar por el acceso a un tratamiento seguro y eficaz, con inclusión del alivio del dolor.

“No todos los tipos de cáncer se pueden prevenir, sin embargo, existen algunos síntomas a los que hay que estar atentos y consultar inmediatamente al médico como por ejemplo sangrado en la materia fecal, en la orina, hemorragias fuera de la menstruación, alteraciones en la piel como cambios en el color y tamaño de un lunar, un bulto en la mama”, describió Laspiur.

En referencia a la inversión en equipamiento y formación de profesionales, desde la OMS aseguraron que “no cabe duda de que los problemas son mayores en los países de ingresos bajos o medianos, que tienen menos posibilidades de proporcionar servicios de diagnóstico eficaces, con pruebas de imagen, de laboratorio y de patología, todas ellas esenciales para detectar el cáncer”.

Según el relevamiento, más del 70% de los países de ingresos bajos no tienen servicios de diagnóstico y tratamiento de acceso general.

“Además de garantizar el acceso al diagnóstico, los Estados deben ofrecer tratamiento seguro y eficaz; ya dijimos que muchos se curan cuando son diagnosticado en forma temprana, pero aún para los casos en los que no, hay tratamiento de alivio del dolor y control de sí­ntomas con cuidados paliativos, y esto hay que desarrollarlo mucho más en los países de ingresos medios y bajos”, describió Laspiur.

Desde la OMS aseguraron que “la detección temprana del cáncer también reduce su impacto financiero: no solo es muy inferior el costo del tratamiento en las primeras fases sino que quienes lo padecen pueden seguir trabajando bajo un tratamiento eficaz”.

En 2010, el costo anual a nivel mundial que generó el cáncer en concepto de gasto de atención de salud y pérdida de productividad se estimó en 1,16 billones de dólares.

“Que los gobiernos adopten prontamente medidas para mejorar el diagnóstico temprano del cáncer es esencial para lograr los objetivos mundiales de salud y desarrollo, incluidos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”, señaló Oleg Chestnov, subdirector general de la OMS para Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental.

Asimismo, recordó que “los países acordaron la meta de reducir la mortalidad prematura por cánceres y otras enfermedades no transmisibles en un tercio para 2030”.

Cada 4 de febrero el mundo conmemora el Día Mundial del Cáncer con el objetivo de difundir aspectos de la enfermedad, cuyo lema en 2017 es “Nosotros podemos, yo puedo”, que busca hacer foco en el compromiso de la sociedad civil.

“Más allá de los esfuerzos del sector público hay conductas que cada persona puede tener que sirven para prevenir muchos tipos de cáncer como sostener una alimentación saludable, no fumar, no exponerse al sol sin protección, tener un consumo moderado de alcohol y realizar actividad física”, concluyó Laspiur.

Fuente: Télam