La Zona Franca de Caleta y Rio Gallegos se inauguraría en marzo

Las zonas francas de las localidades santacruceñas de Río Gallegos y Caleta Olivia estarán operativas el mes próximo, según estimaron directivos de la empresa concesionaria de los emprendimientos, que demandaron hasta el momento una inversión de 18 millones de dólares.

La fecha estimativa de puesta en funcionamiento de las zonas francas obedece a los plazos previstos para que los permisionarios concluyan las obras de los dos predios, de unas 220 hectáreas, según indicó Francisco Heredia Lafuente, adscripto al directorio de Riocal, concesionaria de la Zona Franca Santa Cruz.

“Queremos que todos los permisionarios estén operativos al momento de abrir, por eso estamos viendo de balancear los tiempos de obra de cada uno, como para llegar”, informó el ejecutivo, quien aclaró que la inauguración también dependerá de la terminación del camino de acceso, a cargo de Vialidad Nacional.

Según explicó, la fecha exacta de inauguración será estipulada la semana próxima en una reunión del Comité de Vigilancia, integrado por organismos públicos nacionales, provinciales y municipales y cámaras empresariales.

La zona franca de Río Gallegos, con una superficie de 200 hectáreas, empezará a operar con un primer módulo de 250 metros cuadrados y diez permisionarios, que ofrecerán artículos de deporte, indumentaria, accesorios, perfumería y cosmética, bebidas, cigarrillos, herramientas y productos automóviles, relojería y joyería, gastronomía, juguetería, equipaje, electrodomésticos y artículos para el hogar.

El predio está ubicado en las afueras de la capital santacruceña, hacia el sur por la Ruta 3, camino al puerto marítimo de Punta Loyola, a unos 15 kilómetros del centro de la ciudad y a unos 2 kilómetros del puesto policial de Chimen Aike.

En Caleta Olivia, en tanto, la superficie inicial es de 20 hectáreas, situada sobre la Ruta 3 en el norte provincial, sobre la cabecera del puerto de Caleta Paula.

Ambos predios constituyen territorios extra aduaneros, donde las mercaderías que ingresan y permanecen dentro de sus límites, están exentas del pago de derechos e impuestos a la exportación e importación hasta su destinación definitiva.

En las zonas francas de Santa Cruz, se pueden alquilar espacios para almacenamiento de mercaderías, montar industrias o asentar oficinas comerciales o show rooms, “en una infraestructura que está al nivel de las zonas francas más avanzadas del mundo”, describió el empresario.

“Lo que se busca es desalentar la fuga de capitales que hoy se está dando a Punta Arenas (Chile), y por otro lado, generar que el chileno visite Río Gallegos, sobre todo, cuando esto se vaya desarrollando, ya que imaginamos no sólo comercios de venta de productos, de entretenimiento, algún complejo de cines, un centro recreacional y de entretenimiento, que se conforme como una atracción”, agregó.

Riocal lleva invertidos 18 millones de dólares, entre Río Gallegos y Caleta Olivia, desde que fueron lanzadas las obras, en mayo de 2015.

“Hay un trabajo impresionante, de nivelación y de una infraestructura de incendios, de cloacas, de energía, conectividad, mucha obra que no se ve, y todo previsto para que siga expandiéndose”, precisó Heredia Lafuente.