¿Por qué el bullying puede llevar a los adolescentes al suicidio?

Si bien en la actualidad contamos con un proyecto de ley sancionado por la Cámara de Senadores de Provincia de Bs. As. para prevenir y combatir el bullying en todos los niveles escolares, vemos que continúan estos casos y en consecuencia, algunos de los chicos que son “víctimas” del hostigamiento escolar, terminan en el suicidio.  

Esto sucede cuando el joven “siente que no tiene salida” frente al hostigamiento sistemático de sus compañeros. El mismo tiene que continuar yendo a la escuela y estar en contacto  permanente con los agresores  y al no ver ninguna solución real a su problema, aparece  la idea del suicidio como única alternativa para terminar con su sufrimiento. 

Esta situación se agrava, producto de que la ideación suicida tiene mucha fuerza en los adolescentes y se puede concretar por la inestabilidad emocional y el alto grado de impulsividad que aparece en la etapa de la adolescencia.

¿En qué fallan los adultos?

El silencio y la indiferencia con la que muchas veces actúan compañeros; docentes y otros responsables en relación con la conducta del agresor y de  la víctima, perjudican a este último, ya que la conducta pasiva de los que sí pueden hacer algo refuerza la violencia que siente la víctima, y como no la tolera más, piensa en el suicidio como una salida. 

Frente a la inoperancia de los que tienen que actuar y no lo hacen, la solución que generalmente encuentran los padres de los chicos que son víctimas del hostigamiento escolar, es el cambio de institución educativa. Lamentablemente, la víctima sufre doble violencia, no sólo por parte del agresor sino también de la escuela que no toma riendas en el asunto. 

CONCLUSIÓN

Los docentes y directivos de las instituciones escolares junto a los padres, deben tomar conciencia e involucrarse  para poder trabajar en la prevención y tratamiento del bullying. Esta problemática, puede ser fácilmente erradicada con la participación de los adultos, “haciéndose cargo” cada uno de lo que le corresponde.

Este cambio de actitud, que tiene que ver con la adultez y madurez de los actores que participan de diferentes maneras, hace que pueda implementarse correctamente la Ley contra el Bullying.

Por Psicólogo  Santiago Gómez (Matrícula: 15.159) Director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva