Preocupa caída en las economías regionales

Conforme los últimos datos publicados por el INDEC, la economía está en recesión, ya que acumula por tercer trimestre consecutivo caídas en el nivel de actividad. Un reciente informe de la consultora Economía & Regiones, confirma esta teoría. Los motivos son conocidos: inflación, costos elevados, presión impositiva, caída de los mercados externos y en algunos casos se debe sumar el factor climático. Cuyo (-4,7%) y la Patagonia (-3,2%), están en el top tres de las que mayores mermas interanuales presentaron.

Aunque es historia conocida, la salida del cepo y la consecuente devaluación hacían presagiar una mejora en la competitividad de las economías regionales. Y si bien el primer semestre del año amagó con un repunte, la segunda parte de 2016 está a un paso (poco menos de dos meses) de cerrar con un marcado balance negativo. No hay dudas de que la mirada está puesta en el mediano y largo plazo.

“Es un proceso gradual. A decir verdad las economías regionales en general no se terminaron de recuperar con las medidas que estamos tomando y estamos trabajando en eso. Hablamos de producciones que en los últimos años o se murieron o estuvieron muy cerca de morirse. Perdieron el 100% de su capital operativo. Es lo que hoy hay que recuperar”, afirma Ricardo Negri, secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.  

INFORME DESALENTADOR

De acuerdo con el indicador de Economía & Regiones (E&R), en el segundo trimestre de 2016 las distintas zonas geográficas del país presentan variaciones en su nivel de actividad, en promedio, del -3,5%, siendo las zonas de Cuyo y Patagonia dos de las tres regiones más afectadas, registrando el centro del país los índices más bajos.

“Cabe destacar que el presente de la intendencia en Valle Alto o Medio de Río Negro es distinto al de Zapala, por ejemplo, o al de la ciudad de Santa Cruz. Lo mismo sucede en Cuyo, que tiene desde situaciones complicadas en duraznos, en el sur de Mendoza, hasta la vitivinicultura, que tuvo una pérdida de casi 40% el año pasado”, analiza Negri.

Pablo Vernengo, director ejecutivo de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) es aún más crítico, al sostener que “Mientras que las empresas frutícolas y vitivinícolas chilenas registran un dinamismo extraordinario en el mercado internacional, en las zonas argentinas de Cuyo y la Patagonia abundan las noticias de cierres de compañías, suspensiones de personal y conflictos sociales”.

A la hora de abordar la coyuntura del sector, Negri sostiene que varios productores “tienen una parte importante informal en términos fiscales con lo cual no son financiables por los bancos. Por eso estamos tratando de cambiar los subsidios por financiación. Primero fue la financiación bancaria, y ahora estamos haciendo un fondo de financiación de capital operativo para las economías regionales no bancarizadas”.

Hacia adelante, el plan del Gobierno es “mejorar la sanidad, que los productores puedan acceder a la financiación; reintegros a las exportaciones para estimular el aumento de la calidad y aumento de la exportación dentro de esta cadena. Los reintegros son del orden de 2.600 millones de pesos”, cuenta Negri.

El diputado nacional Marcelo Sorgente se suma al debate, al considerar que “desde 2001 no se realiza un censo agropecuario, pero se estima que en San Juan -donde se llevó a cabo el triste ‘Velatorio de la vitivinicultura’- ha quebrado 1/3 de los productores”.

PATAGONIA

Según el informe de E&R, la Región Patagónica presenta un caída del -3,2%, como consecuencia de la baja en la minería (-3,9%), industria manufacturera (-8,4%) y comercio (-8,6%). Dentro de los sectores productores de bienes, los cuales contribuyen el 59,7% en el PBG regional, el más importante es la Minería, con una contribución al valor agregado del 27,6%. En dicho período, este sector cayó 3,9%, como consecuencia del descenso en la producción de petróleo que aporta un 74,4% al sector y cayó 5,9%, mientras la producción de gas subió 7,5%, pero con una participación menor (8,7%).

La Industria Manufacturera cayó 8,4%, con una participación del 8,8%. Dentro de esta actividad, se destaca la fabricación de televisores, radios y electrodomésticos, que muestra una caída del 10,6%, industria que representa cerca del 10,1% de la industria regional y se desarrolla principalmente en Tierra del Fuego. La fabricación de productos primarios de metales, en tanto, registra una variación negativa del 11,2% interanual (cuya participación alcanza 25,7% del sector), explicado por la performance de la elaboración de aluminio primario y semielaborados. En el mismo sentido, la producción de alimentos y bebidas representa el 18,5% del sector y cayó 8,6% en el IIT 2016.

El Comercio cayó 8,6%, con una participación del 9%. Las transferencias de usados cayeron en todas las provincias de la región al tiempo que los patentamientos se redujeron en Chubut, Neuquén y Santa Cruz.

REGIÓN CUYANA

Esta región presenta una baja del 4,7% del nivel de actividad. La caída se explica por las bajas en la industria y el comercio. La Industria, que representa un 22,1% del PBG regional, muestra un descenso del 12,3% en términos interanuales.

Esto se relaciona con el nivel de actividad de la principal industria local (23,1% del producto industria corresponde a la elaboración de bebidas): la elaboración de vinos afectada por la mala cosecha de uva. La elaboración de vinos y mostos al IIT 2016 cayó 36,7% en Mendoza, pero subió 54,4% en San Juan. La fabricación de alimentos, con una participación del 15,5% en la industria, habría disminuido un 9,2%.

La fabricación de hornos de coque y refinación de petróleo cayó un 10,5% y aporta el 9,7% a la industria regional. El comercio aporta el 8,2% y presentó la tercera baja más pronunciada (-9,8%) en el IIT 2016. Las ventas de supermercados disminuyeron 8,9% en Mendoza y las transferencias de autos usados cayeron en las tres provincias. En sentido contrario, los patentamientos crecieron en Mendoza (+6,9%), San Juan (+7,4%) y San Luis (+13%).

Fuente: Ámbito