Presentaron carteles del circuito histórico que alumnos del Aonikenk donaron a la Municipalidad

Como parte de un proyecto elaborado por alumnos de séptimo grado el año pasado, ahora la ciudad cuenta con cartelería que informa sobre los puntos más importantes en la historia de nuestra ciudad.

La Secretaría de Deportes, Cultura y Turismo Prof. Claudia Rearte, junto a las docentes del Instituto Aónikenk, fueron quienes siguieron el circuito histórico junto al personal de Turismo en el que presentaron los carteles que los alumnos del establecimiento educativo donaron a la Comuna. De esta manera los turistas que se acerquen con intenciones de conocer el pasado de la ciudad pueden informarse leyendo los mismos, que están escritos con detalles del lugar en castellano y en inglés.

La Municipalidad, a través de la decisión del Intendente Facundo Prades de apoyar las iniciativas escolares y sobre todo en este caso que tienen que ver con una cuestión sensible como lo es la historia de Caleta  Olivia, acompañó con áreas relacionadas con la temática, pero también con la Secretaría de Servicios ya que fue su personal el que colocó los carteles.

Se colocaron carteles señalíticos de puntos de referencia de la ciudad en la costanera desde el viejo puerto hasta la EPP Nº 14 cuyas autoridades permitieron que se instalara en su interior. Desde Turismo se trabaja durante todo el año con instituciones educativas que requieren de su acompañamiento para dar a conocer la ciudad a sus alumnos.

La Subdirectora de Turismo Alejandra Márquez junto a alumnos de séptimo grado y docentes de inglés realizaron estos carteles que fueron donados. En ellos se informa en inglés y castellano sobre la historia de la ciudad.

Son cinco carteles: el primero sobre Ezequiel Güttero en Juan Álvarez e Izurrategui, el segundo en la primera casa de Ernesto Romber construida en 1903 en el sendero de Termap, el tercero sobre calle Juan Álvarez haciendo referencia a quien le dio nombre a esa arteria, su familia y su almacén. El cuarto es sobre el surtidor de combustible y la historia de Máximo Berezoski y su bar. El quinto se encuentra dentro del predio de la EPP Nº 14, la primera escuela de la ciudad.

La docente Andrea Meljer  explicó que con la finalidad de generar sentimiento de arraigo y pertenencia a la localidad trabajaron sobre la historia local. Buscaron información y realizaron recorridos. Gestionaron los materiales para elaborarlos y luego fueron donados a la Municipalidad. De esta forma, los alumnos de séptimo  grado del Instituto Aonikenk ven plasmado su trabajo que les demandó varios meses.