Santa Cruz es la provincia con mayor cantidad de Parque Nacionales y Áreas Protegidas

Santa Cruz, con siete parques nacionales y 27 áreas naturales protegidas, se consolida como la provincia con mayor porción de su superficie natural bajo protección nacional o provincial, lo cual la convierte en uno de los destinos más preciados para los más de 500.000 turistas extranjeros que visitan la Patagonia por año.

Santa Cruz es la tercera provincia más grande del país y su superficie es de 243.943 km², lo que equivale a 24.394.300 hectáreas, de las cuales 954.828 corresponden a áreas protegidas de jurisdicción nacional y 140.633 a zonas protegidas por la provincia, lo que da un total de 4,49% del territorio bajo algún tipo de resguardo ambiental.

La secretaria de Turismo santacruceña, Laura Santiago, estimó que ese porcentaje “es muy elevado si consideramos que sólo el 7% de la superficie total de Argentina se encuentra protegida”.

Los parque nacionales que distinguen a Santa Cruz son Los Glaciares, el Perito Moreno, el Monte León, Bosques Petrificados de Jaramillo y el Patagonia, todos ubicados en la zona cordillerana, y los marinos Isla Pingüino y Makenke, situados en el litoral marítimo.

Las reservas provinciales más importantes son Bahía Laura, Cabo Blanco, Cabo Vírgenes, Isla Monte León, Isla Deseada, Península de Magallanes, Península de San Julián, Ría de Puerto Deseado y San Lorenzo.

El parque nacional Perito Moreno ocupa 115.000 hectáreas en las que confluyen paisajes de la estepa patagónica y de los bosques húmedos subantárticos.

El espacio se caracteriza por abruptas montañas de picos nevados y valles glaciares cubiertos de abundante vegetación, en la que predominan los coirones y los bosques de lenga, ñire y guindo.

La fauna se caracteriza por la presencia de huemules, guanacos, choiques, que son pequeños ñandúes o avestruces, pumas, zorros colorados y grises, flamencos, hualás, cisnes, patos, cauquenes, cóndores, águilas moras y ñacuturúes.

El parque también contiene una gran cantidad de fósiles, yacimientos paleontológicos y restos arqueológicos entre los que se han hallado objetos y pinturas que prueban la presencia del hombre en esa zona desde hace más de 10.000 años.

Las caminatas y la observación de flora y fauna son las actividades salientes, mientras que las excursiones más destacadas son los recorridos por la península Belgrano, el ascenso al cerro León y la caminata desde el río Lácteo al lago Volcán.

El parque nacional Los Glaciares está ubicado en la región conocida como Andes Australes y por su imponente belleza constituye una maravilla única en el mundo, por lo cual fue declarado “Patrimonio Mundial” por la Unesco en 1981.

Alexis Simunovic, secretario de Turismo de El Calafate, la ciudad más próxima a este espacio natural, señaló: “el parque comprende un escenario de montañas, lagos y bosques cubierto de hielo y nieve y por eso tiene paisajes únicos”.

La mitad de este espacio está ocupada por el Campo de Hielo Patagónico, el manto de hielo más grande del mundo después de la Antártida y que alimenta 47 glaciares, entre ellos al famoso Perito Moreno, que por su continuo movimiento produce un fenómeno cíclico de avance y retroceso con desprendimientos espectaculares de su frente de hielo.

El monte Fitz Roy o Chaltén, a 3.405 metros de altura, y el cerro Torre, a 3.100 metros, son los picos más altos de este espacio.
La flora y la fauna del parque es similar a la que se puede hallar en el parque nacional Perito Moreno y también en el Monte León, en el Bosques Petrificados de Jaramillo y el Patagonia, que por su ubicación tienen ecosistemas muy parecidos.

El parque nacional Patagonia tiene una superficie de 52.811 hectáreas y protege una importante porción de la meseta del Lago Buenos Aires.

Marina Basalo, secretaria de Turismo de Los Antiguos, una localidad ligada a la actividad que genera este parque, consideró que “los paisajes de este espacio muestran conos volcánicos, extensas mesetas escalonadas, cañadones y vastas llanuras con extensos pastizales entre innumerables rocas volcánicas”.

El litoral marítimo reconoce uno de sus principales atractivos en el Parque Marino Isla Pingüino, ubicado a sólo 20 kilómetros de Puerto Deseado, que permite apreciar en sus 159.526 hectáreas una diversidad de fauna marina única en el mundo, varias especies de aves marinas y entre ellas los pingüinos de Penacho Amarillo, las estrellas de este ecosistema que llena de vida las aguas del sur del Mar Argentino.

Los visitantes pueden avistar a pocos metros de distancia a más de nueve especies de aves marinas, entre las cuales se destacan los pingüinos de Magallanes y los de Penacho Amarillo, albatros, petreles, eskúas antárticas y chilenas, cormoranes grises y roqueros, y las gaviotas australes y sudamericanas.

También es posible disfrutar de la sana convivencia de estas aves con lobos y elefantes marinos y observar delfines australes y toninas overas en las transparentes y verdes aguas del extremo sur del Golfo San Jorge.

El parque nacional marino Makenke, ubicado cerca de San Julián, ocupa 71.271 hectáreas sobre el mar Argentino y cuenta con una fauna marina y terrestre y una flora similar a la que se halla en Isla Pingüino.

Fuente: Télam