Según Consultora, el salario mínimo perdió 29% de poder de compra de alimentos

Según una consultora, la Argentina subió un escalón en un ranking de 11 países en cuanto al costo de la canasta básica. 

El salario inicial en la Argentina perdió un 29% de poder adquisitivo, según un trabajo del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) que comparó la canasta básica y la evolución del poder de compra en 11 países. El informe muestra que, tras el aumento del 5,83% en dólares de la canasta de alimentos, el país pasó a ocupar el cuarto lugar con relación a los costos de la misma canasta para otros diez países.

Los resultados muestran en primer lugar que, para las economías consideradas, la Argentina se adelantó una posición (del puesto 5 al 4) respecto al costo de la canasta de alimentos, que pasó de 21,80 dólares en 2015 a 23,07, en 2016. El ranking está liderado por el país más caro, que es Estados Unidos.

El resto de los países comparados son Australia, Brasil, Chile, Colombia, España, Kuwait, México, Paraguay y Uruguay, tanto por la evolución del salario mínimo como por los cambios de valores en una canasta básica. Los productos que integraron esa canasta comparable fueron aceite de girasol, arroz, bananas, coca cola, harina de trigo, huevos, leche larga vida, manteca, manzana roja, naranja, queso crema y zanahoria.

El ranking de países según el precio de la canasta de alimentos lo encabezó Estados Unidos con US$ 30,75; en segundo lugar se ubicó Uruguay, cuya canasta de alimentos alcanzó en 2016 unos US$ 30,32. La tercera posición fue para Australia, donde la canasta costó US$ 26,15. Por el otro lado, España (US$ 16,28), México (US$ 16,75), Paraguay (US$ 18,69), Colombia (US$ 19,12) y Kuwait (US$ 20,86) fueron los cinco países cuya canasta de alimentos alcanzó el menor costo en 2016.

En el caso de la Argentina, en 2016 según el estudio “disminuyó sensiblemente el poder adquisitivo del salario mínimo, pasando de un poder de compra de 7,61 canastas a sólo 4,38 canastas, siendo la mayor caída de las economías consideradas, del orden del 29% en poder adquisitivo relativo a alimentos”.

De acuerdo con el análisis de esta consultora, “la quita de retenciones a las exportaciones, y la devaluación ‘acoplaron’ los precios domésticos de los alimentos a los precios internacionales, lo cual trajo aparejado el encarecimiento de la canasta”. También influyó, según el informe, la caída de la actividad, del empleo y de los salarios reales. Todos estos factores hicieron escalar posiciones a la Argentina en el ranking de precios de alimentos respecto de otros países.

Fuente: Clarín